Método fácil y rápido para ser poeta, volumen II

Método fácil y rápido para ser poeta, volumen II, Pre-Textos/poéticas, mayo 2016



{...} La poesía necesita de la pintura y de la música, porque no es autosuficiente. El poeta recoge cosas de todas partes, aunque no como coleccionista. Hace mosaicos y tapicerías; tiene la función de integrar el mundo en el poema.


Jaime Jaramillo Escobar

Casa

Casa
Casa (Foto, Berna)

martes, 17 de febrero de 2009

La vida enseña

La vida enseña.
Me lo decía mi abuela, sin más ni más, sin venir a cuento, como si rescatara la frase de lo hondo de su memoria. Me fuí dando cuenta de que coincidía con alguna tragedia del barrio, algún menor detenido, alguno malherido por las drogas, alguna paliza en las casas, algún naufragio...
La vida deja de enseñarte cuando te encierran en centros como el de Picón de Madrid, donde a la vida la sustituyen mentes pensantes y omnipotentes, que utilizan el aislamiento sensorial, el castigo físico propinado por casi desconocidos, el distanciamiento afectivo y medicación para separar aun mas de la vida a estos crios. No sorprende que alguno se la haya quitado , creo que ya no sabían que la tenían.
Otros se expusieron a ella y perdieron. Solo seis supervivientes en la última patera a veinte metros de Lanzarote. Estaban aprendiendo a huir del hambre, seguramente , a pesar de su corta edad, ya sabían cómo sobrevivir con lo puesto. Alguno dijo que salvaran a otro más pequeño antes que a él, quizas los de Picón, si les hubieran dejado aprender, también hubieran hecho el mismo gesto, porque proceden del mismo lugar, un mundo donde habitan los "sin nada", a dos pasos de los "con todo" y un océano de azar que a lo peor les permite llegar.
La vida enseña, me lo decia una mujer que la conoció bien durante ochenta años, y me lo dijo un hombre que perdió muchas cosas, y una adolescente que consiguió un sueño. Quizas todo lo malo que te muestra te enseñe a proteger a los demás (sálvalo a él primero). Ojalá nos quedemos solo con lo bueno.

3 comentarios:

  1. La vida enseña, tenía razón tu abuela, Berna. Lo que pasa es que somos muy tozudos y nos cuesta aprender.
    Un abrazo
    Rafa

    ResponderEliminar
  2. Ya veo que esto ya está en marcha. Pasaba por aquí... y no lo pude resistir. Me quedé un ratito con tu compañía. Cada vez son menos los momentros que dedico a estos paseos, pero no deja de ser otra forma de seguirnos y tenernos. Yo también te espero.

    ResponderEliminar