Método fácil y rápido para ser poeta, volumen II

Travesía. Elsa López (Poesía Hiperión 2006)


Allí el campo se abre,
se extiende por las manos,
se hace olor a tinajas y a tierra cosechada.
Allí es la luz y el aire por cuartos y azoteas.
Allí Paula presiente el paso de las nubes,
con la inquieta certeza de las aves.
[...]



Casa

Casa
Casa (Foto, Berna)

domingo, 17 de abril de 2016

Ahuyentamos al perro


Como aves sin remeras, nos cuesta caminar y de alguna manera, por algunas razones, zaleamos nuestra Historia. En ocasiones, dejamos caer los párpados, así, volvemos a rozar los mechones violáceos de la madrugada, la profundidad en cada plano de estrellas superpuestas, hasta un infinito que no cesa de brillar. Y si miramos, cegados por la luz volvemos, notamos la tierra y el asfalto, la rabia de las montañas, las sombras como anclas sobre el suelo. Con el tiempo entendemos, aprendemos a querer la madera, las luces que descienden entre las ramas del bosque, y reptan, al ritmo de las horas, sobre la hojarasca. Adivinamos poco a poco, a base de pérdida y silencio, que nunca rendimos las alas, que aun llegamos, cruzando espacios imposibles de formular, de dibujar en un plano de variables, al punto desde el que necesitamos observar, actuar, construir, salirnos del rebaño que pasta a ras de suelo. Discernimos que nunca fuimos reses, convencidos, pedimos explicaciones al pastor y ahuyentamos al perro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario